Al baul de los Recuerdos Hasta la Vista Baby “Guin2XP”

https://i2.wp.com/www.hackitlinux.com/50226711/images/dd6052662980a58e20ea873e96dc7c53.GIF

A través de la página de Internet de Windows XP, Microsoft reconoció que la decisión fue difícil, pero la empresa reiteró que su “compromiso con la innovación” lo obligó a sustituir ese sistema operativo por Vista.

El año pasado Microsoft se vio obligado a retrasar el inicio de la desaparición de Windows XP ante el rechazo de muchos consumidores, tanto individuales como corporativos, a reemplazar el sistema operativo.

De acuerdo al plan establecido por Microsoft, a partir de hoy dejará de suministrar los discos de Windows XP a tiendas para su venta a individuos. Pero estos establecimientos seguirán vendiendo copias del programa hasta que se agoten sus actuales existencias.

Microsoft también dejará de suministrar el sistema operativo para que grandes fabricantes como Dell, HP o Lenovo lo preinstalen en los sistemas que venden a empresas e individuos.

Otros fabricantes más pequeños de PC seguirán recibiendo XP para su instalación hasta enero de 2009.

Finalmente, Microsoft distribuirá Windows XP Home hasta junio de 2010 para su instalación en ordenadores de reducidas capacidades (los llamados Netbooks) y los de ultra bajo costo.

Base de Datos en Python

http://rootvzlas.files.wordpress.com/2007/09/pythonlogosmall.png

Existen problemas para los que guardar nuestros datos en ficheros de texto plano, en archivos XML, o mediante serialización con pickle o shelve pueden ser soluciones poco convenientes. En ocasiones no queda más remedio que recurrir a las bases de datos, ya sea por cuestiones de escalabilidad, de interoperabilidad, de coherencia, de seguridad, de confidencialidad, etc.

A lo largo de este capítulo aprenderemos a trabajar con bases de datos en Python. Sin embargo se asumen una serie de conocimientos básicos, como puede ser el manejo elemental de SQL. Si este no es el caso, existen miles de recursos a disposición del lector en Internet para introducirse en el manejo de bases de datos.

DB API

Existen cientos de bases de datos en el mercado, tanto comerciales como gratuitas. También existen decenas de módulos distintos para trabajar con dichas bases de datos en Python, lo que significa decenas de APIs distintas por aprender.

En Python, como en otros lenguajes como Java con JDBC, existe una propuesta de API estándar para el manejo de bases de datos, de forma que el código sea prácticamente igual independientemente de la base de datos que estemos utilizando por debajo. Esta especificación recibe el nombre de Python Database API o DB-API y se recoge en el PEP 249 (http://www.python.org/dev/peps/pep-0249/).

DB-API se encuentra en estos momentos en su versión 2.0, y existen implementaciones para las bases de datos relacionales más conocidas, así como para algunas bases de datos no relacionales.

A lo largo de este capítulo utilizaremos la base de datos SQLite para los ejemplos, ya que no se necesita instalar y ejecutar un proceso servidor independiente con el que se comunique el programa, sino que se trata de una pequeña librería en C que se integra con la aplicación y que viene incluida con Python por defecto desde la versión 2.5. Desde la misma versión Python también incorpora un módulo compatible con esta base de datos que sigue la especificación de DB API 2.0: sqlite3, por lo que no necesitaremos ningún tipo de configuración extra.

Nada impide al lector, no obstante, instalar y utilizar cualquier otra base de datos, como MySQL, con la cuál podemos trabajar a través del driver compatible con DB API 2.0 MySQLdb (http://mysql-python.sourceforge.net/).

Variables globales

Antes de comenzar a trabajar con sqlite3, vamos a consultar algunos datos interesantes sobre el módulo. Todos los drivers compatibles con DB-API 2.0 deben tener 3 variables globales que los describen. A saber:

  • apilevel: una cadena con la versión de DB API que utiliza. Actualmente sólo puede tomar como valor “1.0” o “2.0”. Si la variable no existe se asume que es 1.0.
  • threadsafety: se trata de un entero de 0 a 3 que describe lo seguro que es el módulo para el uso con threads. Si es 0 no se puede compartir el módulo entre threads sin utilizar algún tipo de mecanismo de sincronización; si es 1, pueden compartir el módulo pero no las conexiones; si es 2, módulos y conexiones pero no cursores y, por último, si es 3, es totalmente thread-safe.
  • paramstyle: informa sobre la sintaxis a utilizar para insertar valores en la consulta SQL de forma dinámica.
    • qmark: interrogaciones.
      sql = “select all from t where valor=?”
    • numeric: un número indicando la posición.
      sql = “select all from t where valor=:1”
    • named: el nombre del valor.
      sql = “select all from t where valor=:valor”
    • format: especificadores de formato similares a los del printf de C.
      sql = “select all from t where valor=%s”
    • pyformat: similar al anterior, pero con las extensiones de Python.
      sql = “select all from t where valor=%(valor)”

Veamos los valores correspondientes a sqlite3:

>>> import sqlite3 as dbapi
>>> print dbapi.apilevel
2.0
>>> print dbapi.threadsafety
1
>>> print dbapi.paramstyle
qmark

Excepciones

A continuación podéis encontrar la jerarquía de excepciones que deben proporcionar los módulos, junto con una pequeña descripción de cada excepción, a modo de referencia.

StandardError
|__Warning
|__Error
   |__InterfaceError
   |__DatabaseError
      |__DataError
      |__OperationalError
      |__IntegrityError
      |__InternalError
      |__ProgrammingError
      |__NotSupportedError
  • StandardError: Super clase para todas las excepciones de DB API.
  • Warning: Excepción que se lanza para avisos importantes.
  • Error: Super clase de los errores.
  • InterfaceError: Errores relacionados con la interfaz de la base de datos, y no con la base de datos en sí.
  • DatabaseError: Errores relacionados con la base de datos.
  • DataError: Errores relacionados con los datos, como una división entre cero.
  • OperationalError: Errores relacionados con el funcionamiento de la base de datos, como una desconexión inesperada.
  • IntegrityError: Errores relacionados con la integridad referencial.
  • InternalError: Error interno de la base de datos.
  • ProgrammingError: Errores de programación, como errores en el código SQL.
  • NotSupportedError: Excepción que se lanza cuando se solicita un método que no está soportado por la base de datos.

Uso básico de DB-API

Pasemos ahora a ver cómo trabajar con nuestra base de datos a través de DB-API.

Lo primero que tendremos que hacer es realizar una conexión con el servidor de la base de datos. Esto se hace mediante la función connect, cuyos parámetros no están estandarizados y dependen de la base de datos a la que estemos conectándonos.

En el caso de sqlite3 sólo necesitamos pasar como parámetro una cadena con la ruta al archivo en el que guardar los datos de la base de datos, o bien la cadena ":memory:" para utilizar la memoria RAM en lugar de un fichero en disco.

Por otro lado, en el caso de MySQLdb, connect toma como parámetros la máquina en la que corre el servidor (host), el puerto (port), nombre de usuario con el que autenticarse (user), contraseña (password) y base de datos a la que conectarnos de entre las que se encuentran en nuestro SGBD (db).

La función connect devuelve un objeto de tipo Connection que representa la conexión con el servidor.

>>> bbdd = dbapi.connect("bbdd.dat")
>>> print bbdd
<sqlite3.Connection object at 0x00A71DA0>

Las distintas operaciones que podemos realizar con la base de datos se realizan a través de un objeto Cursor. Para crear este objeto se utiliza el método cursor() del objeto Connection:

c = bbdd.cursor()

Las operaciones se ejecutan a través del método execute de Cursor, pasando como parámetro una cadena con el código SQL a ejecutar.

Como ejemplo creemos una nueva tabla empleados en la base de datos:

c.execute("""create table empleados (dni text,
             nombre text,
             departamento text)""")

y a continuación, insertemos una tupla en nuestra nueva tabla:

c.execute("""insert into empleados
             values ('12345678-A', 'Manuel Gil', 'Contabilidad')""")

Si nuestra base de datos soporta transacciones, si estas están activadas, y si la característica de auto-commit está desactivada, será necesario llamar al método commit de la conexion para que se lleven a cabo las operaciones definidas en la transacción.

Si en estas circunstancias utilizáramos una herramienta externa para comprobar el contenido de nuestra base de datos sin hacer primero el commit nos encontraríamos entonces con una base de datos vacía.

Si comprobáramos el contenido de la base de datos desde Python, sin cerrar el cursor ni la conexión, recibiríamos el resultado del contexto de la transacción, por lo que parecería que se han llevado a cabo los cambios, aunque no es así, y los cambios sólo se aplican, como comentamos, al llamar a commit.

Para bases de datos que no soporten transacciones el estándar dicta que debe proporcionarse un método commit con implementación vacía, por lo que no es mala idea llamar siempre a commit aunque no sea necesario para poder cambiar de sistema de base de datos con solo modificar la línea del import.

Si nuestra base de datos soporta la característica de rollback también podemos cancelar la transacción actual con:

bbdd.rollback()

Si la base de datos no soporta rollback llamar a este método producirá una excepción.

Veamos ahora un ejemplo completo de uso:

import sqlite3 as dbapi

bbdd = dbapi.connect("bbdd.dat")
cursor = bbdd.cursor()

cursor.execute("""create table empleados (dni text,
                  nombre text,
                  departamento text)""")

cursor.execute("""insert into empleados
                  values ('12345678-A', 'Manuel Gil', 'Contabilidad')""")

bbdd.commit()

cursor.execute("""select * from empleados
                  where departamento='Contabilidad'""")

for tupla in cursor.fetchall():
    print tupla

Como vemos, para realizar consultas a la base de datos también se utiliza execute. Para consultar las tuplas resultantes de la sentencia SQL se puede llamar a los métodos de Cursor fetchone, fetchmany o fetchall o usar el objeto Cursor como un iterador.

cursor.execute("""select * from empleados
                  where departamento='Contabilidad'""")

for resultado in cursor:
    print tupla

El método fetchone devuelve la siguiente tupla del conjunto resultado o None cuando no existen más tuplas, fetchmany devuelve el número de tuplas indicado por el entero pasado como parámetro o bien el número indicado por el atributo Cursor.arraysize si no se pasa ningún parámetro (Cursor.arraysize vale 1 por defecto) y fetchall devuelve un objeto iterable con todas las tuplas.

A la hora de trabajar con selects u otros tipos de sentencias SQL es importante tener en cuenta que no deberían usarse los métodos de cadena habituales para construir las sentencias, dado que esto nos haría vulnerables a ataques de inyección SQL, sino que en su lugar debe usarse la característica de sustitución de parámetros de DB API.

Supongamos que estamos desarrollando una aplicación web con Python para un banco y que se pudiera consultar una lista de sucursales del banco en una ciudad determinada con una URL de la forma http://www.mibanco.com/sucursales?ciudad=Madrid

Podríamos tener una consulta como esta:

cursor.execute("""select * from sucursales
             where ciudad='" + ciudad + "'""")

A primera vista podría parecer que no existe ningún problema: no hacemos más que obtener las sucursales que se encuentren en la ciudad indicada por la variable ciudad. Pero, ¿qué ocurriría si un usuario malintencionado accediera a una URL como “http://www.mibanco.com/sucursales?ciudad=Madrid&#8217;;SELECT * FROM contrasenyas”?

Como no se realiza ninguna validación sobre los valores que puede contener la variable ciudad, sería sencillo que alguien pudiera hacerse con el control total de la aplicación.

Lo correcto sería, como decíamos, utilizar la característica de sustitución de parámetros de DB API. El valor de paramstyle para el módulo sqlite3 era qmark. Esto significa que debemos escribir un signo de interrogación en el lugar en el que queramos insertar el valor, y basta pasar un segundo parámetro a execute en forma de secuencia o mapping con los valores a utilizar para que el módulo cree la sentencia por nosotros.

cursor.execute("""select * from sucursales
             where ciudad=?""", (ciudad,))

Por último, al final del programa se debe cerrar el cursor y la conexion:

cursor.close()
bbdd.close()

Tipos SQL

En ocasiones podemos necesitar trabajar con tipos de SQL, y almacenar, por ejemplo, fechas u horas usando Date y Time y no con cadenas. La API de bases de datos de Python incluye una serie de constructores a utilizar para crear estos tipos. Estos son:

  • Date(year, month, day): Para almacenar fechas.
  • Time(hour, minute, second): Para almacenar horas.
  • Timestamp(year, month, day, hour, minute, second): Para almacenar timestamps (una fecha con su hora).
  • DateFromTicks(ticks): Para crear una fecha a partir de un número con los segundos transcurridos desde el epoch (el 1 de Enero de 1970 a las 00:00:00 GMT).
  • TimeFromTicks(ticks): Similar al anterior, para horas en lugar de fechas.
  • TimestampFromTicks(ticks): Similar al anterior, para timestamps.
  • Binary(string): Valor binario.

Otras opciones

Por supuesto no estamos obligados a utilizar DB-API, ni bases de datos relacionales. En Python existen módulos para trabajar con bases de datos orientadas a objetos, como ZODB (Zope Object Database) y motores para mapeo objeto-relacional (ORM) como SQLAlchemy, SQLObject o Storm.

Además, si utilizamos IronPython en lugar de CPython tenemos la posibilidad de utilizar las conexiones a bases de datos de .NET, y si utilizamos Jython, las de Java.

We are the CHAMPIONS!!

Mozilla dio un golpe duro a Internet Explorer adelantando la salida de su navegador, el de Microsoft aún no tiene una fecha oficial

Firefox 3, de la Fundación Mozilla, fue bien recibido por los usuarios, a tan sólo un día de haberse lanzado al mercado el programa fue descargado por más de ocho millones de cibernautas en todo el mundo, cantidad que supera en tres millones a lo estimado por la firma días antes. Con ello Firefox le declara plenamente la guerra a su rival comercial el Internet Explorer de Microsoft cuya nueva versión aún no es anunciada.

En días pasados Mozilla anunció el lanzamiento de la nueva versión de su navegador en Internet Firefox, así mismo instó a todos los usuarios a descargar el programa durante las primeras 24 horas de su salida al mercado con la finalidad de romper el récord Guinness del programa más descargado durante su primer día disponible a los usuarios.

El primer objetivo fue superado ya que de acuerdo a la propia firma de Internet, ayer 30 minutos antes de cumplir un día de haber sido lanzado al mercado, más de 8.2 millones de usuarios, principalmente estadounidense, descargaron Firefox 3 de manera gratuita en todo el mundo, con lo cual Mozilla asegura haber roto el récord Guinness.

El segundo objetivo de Mozilla sería aumentar su participación de mercado, actualmente del 30% y reducir distancias con el líder del sector, el Internet Explorer del gigante mundial del software Microsoft. De acuerdo a expertos la empresa dio un fuerte golpe a su rival al lanzar Firefox 3 y es que mientras el navegador echará todo al asador su rival comercial aún no tiene una fecha definida para lanzar de manera oficial la nueva generación de su navegador.

Firefox tiene actualmente poco más de 175 millones de usuarios en todo el mundo. De acuerdo a el último aviso de la firma hasta el día de hoy son 11 millones de cibernautas los que han descargado el navegador.