El misterio de los ángeles

En las grandes religiones de nuestro tiempo, tales como el Cristianismo, el Judaísmo y el Islam, Dios siempre ha contado con la ayuda de seres que se encargan de transmitir sus mensajes, ejecutar su voluntad y proteger su reino, así como ha su creación: la humanidad. Poco se sabe sobre estos seres y la mayoría del conocimiento que se tiene sobre ellos se basa en especulaciones e interpretaciones de pasajes de libros sagrados y canónicos. Estamos hablando, por supuesto, de los ángeles, seres difíciles de Creer.

Según la Biblia, los ángeles frecuentemente, pero no siempre, aparecen en forma de humanos de una belleza extraordinaria, aunque carecen de género a diferencia de los hombres y las mujeres. La función de estos seres divinos es ejecutar la voluntad y el poder de Dios. También sirven como mensajeros, comunicándoles el propósito del Todopoderoso a los mortales, como cuando un ángel le informó a Abraham sobre el nacimiento de Isaac y más tarde sobre la destrucción de Sodoma. Los ángeles también tienen el poder de cuidar a la gente, como cuando protegieron al pueblo hebreo en su huida de Egipto.

Pero no todos los ángeles son iguales, ya que teólogos católicos, desde hace quince siglos, determinaron que existe una jerarquía que rige a los ángeles. Esta jerarquía se divide en tres esferas, cada una con tres tipos diferentes de ángeles.
La primera esfera está formada por los serafines, quienes cuidan el trono de Dios y simbolizan el amor divino. Los querubines, quienes representan la sabiduría divina y tienen un conocimiento perfecto sobre Dios. Y los tronos, quienes simbolizan la justicia divina.

En la segunda esfera están los dominios, quienes supervisan a ángeles inferiores; las virtudes, quienes se encargan del orden en el cosmos; y los poderes, ángeles creados con lealtad absoluta a Dios.

La última esfera está formada por seres que establecen la relación con la humanidad: los principados tienen la función proteger naciones completas y los arcángeles son mensajeros jefes y tenientes de los ángeles, quienes se encargan de dar noticias divinas y cuidar a la humanidad.

De todos estos tipos de ángeles, tal vez los más populares sean los arcángeles, ya que dos de ellos son mencionados por nombre en la Biblia, aunque a lo largo de la historia, teólogos han identificado a más de ellos.

Gabriel es el arcángel a quien se le atribuye la Anunciación del nacimiento de Jesús a María. Teólogos afirman que Gabriel es la mano izquierda de Dios y la personificación del Espíritu Santo, así como quien anunció del nacimiento de Juan el Bautista. El arcángel Miguel, por otro lado, es la mano derecha de Dios, y se le atribuye ser el ángel que tomó forma de arbusto en llamas y que entregó el decálogo a Moisés. Aunque no es mencionado en la Biblia o el Corán, Rafael Arcángel tiene la habilidad de curar cualquier tipo de enfermedad, y en la tradición islámica, Rafael será el encargado de sonar la trompeta que anuncie el día del juicio final. Uriel es el arcángel, que según evangelios apócrifos cristianos, rescató a Juan el Bautista de la Masacre de los Inocentes, ordenada por el rey Herodes.

Uriel guío a Juan y a su madre hasta encontrarse con la Sagrada Familia, escena inmortalizada en “la Virgen de las Rocas”, pintura del maestro Leonardo da Vinci.

Aunque la Biblia es vaga sobre cuántos ángeles hay y sus nombres, sí hace una distinción entre ángeles buenos y ángeles caídos.

Lucifer, ángel de la luz y de la música, era el más bello de los ángeles y se dice que el favorito de Dios. Sin embargo, también era orgulloso y envidiaba las alabanzas que Dios recibía y su poder.

Cuando este le ordenó hincarse ante Jesús, su Santa Madre y la humanidad, Lucifer se rehusó y se rebeló junto con un tercio de todos los ángeles. Fue en esta, la guerra del cielo, en la cual Lucifer fue derrotado por el arcángel Miguel y expulsado del reino de Dios por toda la eternidad.

Lucifer y sus ángeles caídos, tales como Levitatán, Belial y Satanás, se convirtieron entonces en demonios, condenados a una prisión llamada Infierno, en la cual estarían por la eternidad, privados de la presencia de Dios, siendo este el castigo más severo de todos. Difícil de Creer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s