Grandes leyendas que cambiaron la historia.

William Wilson (Bill W) y el Dr. Robert Smith (Dr. Bob).

 


 

Alcoholicos Anónimos es una comunidad de enfermos alcoholicos, no lucrativa, espiritual, que realiza reuniones entre sus miembros con el fin de ayudarse mutuamente con el fin de abandonar el alcoholismo mediante terapia de grupo
La agrupación denominada Alcoholicos Anónimos fue fundada en los Estados Unidos (Akron, Ohio) en los años treinta: el 10 de junio de 1935 por William Wilson (Bill W) y el médico Robert Smith (Dr. Bob).
Alcoholicos Anónimos nació cuando un hombre de negocios de Nueva York, que había conseguido permanecer sin beber por primera vez tras haberlo intentado en varias ocasiones durante varios años, buscó a otro alcoholico para compartir con él sus experiencias en un esfuerzo por superar un mal momento que estaba atravesando y que temía que lo llevase a una recaída. Ambos eran enfermos alcoholicos pero se dieron cuenta de que al compartir sus experiencias controlaban el impulso de beber.

Durante los escasos meses de su recién adquirida sobriedad, este alcohólico de Nueva York había observado que sus deseos de beber disminuían cuando trataba de ayudar a otros «borrachos» a permanecer sobrios. En Akron le dieron la dirección de un médico de esta localidad que tenía problemas con la bebida Trabajando juntos, el hombre de negocios y el médico descubrieron que su capacidad para permanecer sobrios estaba muy relacionada con la ayuda y estimulo que ellos pudieran dar a otros alcoholicos. Así como el compartir entre ellos su experiencia. Durante los primeros años la Comunidad se fue desarrollando lentamente. Carecía de nombre, de organización y de material impreso que la describiera. Se formaron reuniones de alcohólicos en Nueva York, Akron, Cleveland y en otros lugares. En 1939, con la publicación del libro. «Alcoholicos Anónimos», del que la Comunidad tomó su nombre, y con la ayuda de amigos no alcoholicos, Alcoholicos Anónimos empezó a llamar la atención de la gente, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Con el tiempo se estableció una oficina de servicio en Nueva York desde donde se contestaban los miles de cartas que llegaban cada año solicitando información y literatura. Hoy en día cuenta con presencia en casi todos los países del mundo y cumple una importante labor social.
Establecen una serie de 12 pasos y doce tradiciones, que el enfermo ha de seguir para ser capaz de superar la enfermedad. La base de funcionamiento son las terapias de grupo y además utilizamos la psicoterapia ocupacional, ya que somos nosotros mismos los que programamos y llevamos a cabo distintos eventos para informar a las personas en general.

Hoy en día tiene 75 años de existencia y el programa de los 12 pasos a sido un milagro, para  hombres y mujeres por igual en su problema con el alcohol.

Gracias Bill y Bob por este gran legado a la comunidad de AA, en su proceso de recuperación.



La mas grande leyenda.

Grande entre los Grandes

NUNCA ES TARDE PARA CAMBIAR, VIVE ESTE DIA COMO SI FUERA EL ULTIMO DIA DE TU VIDA!!

Conoce a Nick Vujicic, pronunciado ‘Vooy-Cheech’. Nacido en 1982 en Brisbane, Australia, sin ninguna explicación médica o una advertencia,Nicholas Vujicic vino al mundo con ni brazos ni piernas. Imagine el impacto que sus padres sintieron cuando vieron su marca niño primogénito recién nacido por primera vez, sólo para descubrir que era lo que el mundo consideraría imperfecto y anormal. Un hijo sin extremidades no era lo que la enfermera Dushka Vujicic, y su esposo Boris Vujicic Pastor había estado esperando. ¿Cuál sería su hijo vivir una vida feliz normal? ¿Qué podía hacer o llegar a ser cada vez cuando se vive con una discapacidad masiva? Poco sabían ellos o cualquier otra persona sabe que en este niño sin extremidades hermosa algún día sería alguien a quien le inspirar y motivar a la gente de todos los sectores de la vida. Dios se sirve para tocar la vida de Nick y llevar la esperanza de Jesucristo a personas de todo el mundo.

A lo largo de su infancia, Nick tratado no sólo con los típicos desafíos de la escuela y la adolescencia como el acoso y problemas de autoestima, pero también luchó con la depresión y la soledad. Constantemente se preguntó por qué era diferente a todos los otros niños que lo rodeaban; por qué fue el que nació sin brazos ni piernas. Se preguntó cuál es el propósito detrás de su vida fue, o si llegó a tener un propósito. Según Nick, la victoria sobre sus luchas a lo largo de su viaje, así como la fuerza y la pasión que siente por la vida puede ser acreditado a su fe en Dios. Su familia, amigos y la gente que ha encontrado en el camino también le animó.

Después de la escuela, Nick continuó con su estudio y obtener una doble titulación de licenciatura, con especialización en Contabilidad y Planificación Financiera de la Universidad Griffith en Logan, Australia. A la edad de 19 años, Nick comenzó a cumplir su sueño de ser capaz de animar a otras personas y llevar el evangelio de Jesús a través de charlas motivacionales y compartir su testimonio de cómo Dios cambió su vida y le dio un futuro y una esperanza. “Encontré el propósito de mi existencia, y también el propósito de mi circunstancia. Hay un propósito de por qué usted está en el fuego. “Nick sinceramente cree que hay un propósito en cada una de las luchas que cada encuentro en nuestras vidas, y que nuestra actitud hacia esas luchas, junto con nuestra fe y confianza en el Señor pueden ser las claves para superar los desafíos que enfrentamos.

Grandes leyendas que cambiaron al Mundo IV

https://i0.wp.com/www.bbc.co.uk/blogs/thereporters/mihirbose/nelson_mandela438getty.jpg

“COMO TE INAGINARIAS UN MUNDO SIN VIOLENCIA….”

Nelson Rolihlahla Mandela nació en Mvezo, Sudáfrica, el 18 de julio de 1918, y es un reconocido político, que logró ser el primer presidente de color en asumir de forma legítima en la historia de su país.

Cuando era muy joven, Nelson renunció a su derecho hereditario de ser el jefe de una de las tribus Xosas, debido a que quería hacer una carrera como abogado. El título lo consiguió en el año 1942.

Dos años más tarde, fue parte del Congreso Nacional Africano (CNA), en donde se buscaba acabar con la opresión de los negros sudafricanos, portador de una ideología sumamente nacionalista, antirracista y antiimperialista.

En el año 1948, este movimiento luchó contra la dictadura impuesta por el régimen del apartheid, quienes querían aplicar la segregación racial. Fue por esta razón que comenzaron a hacerse distintas campañas de desobediencia civil en contra de las leyes del gobierno ilegítimo.

Luego de 4 años de intensa lucha, Nelson Mandela fue reprimido por las fuerzas del gobierno y enviado a una prisión en Johannesburgo. En el año 1955, al cumplir con su debida condena, comenzó con su nuevo proyecto, en el que promovió la aprobación de “la Carta de la Libertad“, con el fin de conseguir un nuevo Estado multirracial, igualitario y democrático. Además, se confeccionó una reforma agraria y varios cambios para el reparto de las riquezas.

En 1961, luego de una matanza por parte de la policía a varios manifestantes pacifistas, el Estado se declaró en alerta, y se acusó a Mandela de alta traición, por lo que se lo volvió a encerrar por unos meses.

Al ver que sus métodos no violentos no debilitaban al gobierno, el CNA comenzó a planear una estrategia armada para derrocar a la dictadura que se había apoderado de su país hacía ya varios años. Mandela fue el encargado de dirigir a los miembros armados de la organización, comenzando a atentar contra instalaciones importantes para la economía y a diferentes expresiones simbólicas, evitando atentar contra vidas humanas.

En el año 1962, luego de realizar varios viajes en busca de fondos y ayuda política y militar de otros países de África, Nelson Mandela fue detenido nuevamente. Esta vez se dictó un juicio en su contra y fue condenado a prisión perpetua. A pesar de eso, ese mismo año, fue nombrado presidente del CNA.

Fue así como Nelson permaneció en la cárcel durante 27 penosos años, en los que el gobierno sudafricano no aceptó ninguno de los pedidos de extradición que reclamaba el pueblo por el indulto de este preso político. A pesar de su encarcelamiento, la figura de Mandela crecía por todo su continente, convirtiéndose en un verdadero mito viviente, un luchador por la paz y un comprometido antirracista.

En el año 1984, el gobierno sudafricano le ofreció la libertad a cambio de que se estableciera en uno de los bantustanes que el régimen le había concedido, ofrecimiento que Mandela rechazó rápidamente.

Fue en 1990 cuando el presidente Frederik De Klerk comenzó a desmontar la segregación racial, y liberó al pacifista, convirtiéndolo en su principal interlocutor. En ese momento, Mandela comenzó a ser el encargado de negociar el proceso de democratización de su país.

Cuatro años después, Mandela fue declarado presidente, luego de obtener el “Premio Nobel de la Paz” en el año 1993. Desde su gobierno, comenzó a poner en práctica varios movimientos para la reconciliación nacional, manteniendo a su antecesor como vicepresidente.

En su presidencia, sirvió como mediador de varios conflictos armados que daban lugar en África, como en Zaire, en donde consiguió poner fin al régimen de Mobutu Sese Seko.

En el año 2001, fue tratado debido a un cáncer de próstata que se le había detectado un tiempo atrás. Con mucha suerte, Mandela pudo recuperarse bien, pero decidió retirarse finalmente de la vida pública, debido a que quería pasar más tiempo con su familia.

Desde el año 2003, se lo vio muy poco y cada vez tiene menos voz en cuestiones de la actualidad, aunque siempre se le pedirán consejos debido a su demostrada sabiduría.

Grandes leyendas que cambiaron al Mundo III

Kevin Mitnick (el condor) “El conocimiento es del mundo”

Esta es su historia: Kevin David Mitnik, alias “El Cóndor”, nació el 6 de agosto de 1963 en Van Nuys, un pequeño pueblo al sur de California. Hace 41 años. Kevin no tuvo una infancia fácil. Sus padres se divorciaron, y el entorno en el que creció supuso una de las causas que le llevaron a encerrarse en casa y permanecer en soledad, momento (1970s) en el que fue seducido por las mieles de la informática; en concreto, por el poder que entrevio que podía obtener a través de las redes telefónicas. De hecho, a pesar de que Kevin ha recibido calificativos tan diversos como hacker, cracker, pirata informático y otras palabras nada agradables que eludo mencionar, lo cierto es que en esencia, Mitnik siempre ha sido un Phreaker; el mejor phreaker de la historia, según muchos.

Desde muy joven sintió curiosidad por los sistemas de comunicación electrónica, cultivando y desarrollando un deseo cuasi obsesivo por investigar, aprender y lograr objetivos aparentemente imposibles. En la adolescencia Mitnick ya se había convertido en todo un fenómeno. A los 16 años marca su primera línea tras la barrera del “lado oscuro”, del que ya nunca se separaría: se saltó la seguridad del sistema administrativo de su colegio; sin embargo, no lo hizo para alterar las calificaciones escolares, como podría pensarse, sino “solo para mirar”.

De aquí en adelante comenzaría su andadura como delincuente. La fecha, 1981. Kevin y dos amigos suyos irrumpieron en las oficinas de Cosmos (Computer System for Mainframe Operations) de la compañía Pacific Bell – que era una base de datos utilizada por la mayor parte de las compañías telefónicas norteamericanas para controlar el registro de llamadas -. Una vez allí obtuvieron la lista de claves de seguridad, la combinación de las puertas de acceso de varias sucursales, y manuales del sistema COSMOS, entre otras cosas. De hecho, se comentó que lo sustraido por Mitnick y sus amigos tenía un valor equivalente a 170.000 euros.

Usando ingeniería social utilizaron sus seudónimos y números de teléfono en uno de los escritorios de la habitación. Así, usaron el nombre falso de “John Draper”, quien era un programador informático muy conocido, y también un legendario phreaker conocido como “Captain Crunch”. Los números de teléfono fueron derivados a otras rutas. Sin embargo, esta actuación estaba lejos de considerarse un éxito. Un directivo de una compañía telefónica pronto descubrió estos números de teléfono y lo puso en conocimiento de la policía local que comenzó a investigar. Debido a que la novia de uno de sus amigos, intimidada por lo que pudiera pasar les delató a la policía, Mitnick fue condenado por una corte juvenil a tres meses de cárcel y a un año bajo libertad condicional, gracias a que todavía era menor de edad. Ese fue su primer paso por la cárcel, que no el último.

Una de las historias curiosas relacionada con esta etapa de Mitnick tiene que ver con el oficial encargado de su caso. Al cumplir los tres meses de prisión, lo primero que hizo Mitnick fue dejarle una “sorpresita” al susodicho. El oficial se encontró con que su teléfono había sido desconectado y todos sus datos de registro en la compañía telefónica habían sido borrados. A partir de aquí, todo sucedió con una celeridad inquietante.

Se comenta que Mitnik adoptó su alias o nombre de guerra (“Cóndor”) después de haber visto la película protagonizada por Robert Redford “Los tres días del Cóndor”, ya que en cierto modo se sentía identificado con el protagonista. Redford encarnaba a un empleado de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) que se ve envuelto en un turbio asunto que continúa con una implacable persecución. Su nombre en clave es “cóndor” y Redford utiliza su experiencia para manipular el sistema telefónico y evitar ser capturado.

Su siguiente arresto tuvo lugar poco después; en 1983, por un policía de la Universidad del Sur de California donde había tenido algunos problemas unos años antes. Mitnick fue capturado por usar un ordenador de la universidad para obtener acceso (ilegal) a la red ARPAnet (la predecesora de Internet). De hecho fue descubierto entrando en un ordenador del Pentágono a través de ARPAnet, y fue sentenciado a seis meses de cárcel en una prisión juvenil de California (California Youth Athority’s Karl Holton Training School). Una vez puesto en libertad, obtuvo la licencia de “X Hacker” (…)

En 1987 Mitnick parecía estar realizando un cambio en su vida, y comenzó a convivir con una joven que estaba dando clases de informática con él en una escuela local. Después de un tiempo, de cualquier forma, su obsesión emergió y s utilización de números de tarjetas de crédito telefónicas ilegales condujo a la policía hasta el apartamento que Mitnick compartía con su novia en el pueblo Thousand Oaks, California. Mitnick fue acusado de robar software de Microcorp Systems, una pequeña empresa californiana de software, y ese mismo mes de diciembre era condenado a tres años de libertad condicional.

Después de esto Mitnick, solicitó un empleo en el Security Pacific Bank como encargado de la seguridad de la red del banco, pero este lo rechazó precisamente por sus antecedentes penales. La respuesta de Mitnick fue falsificar un balance general del banco donde se mostraban pérdidas por 400 millones de dólares y trató de difundirlo por la red. Sin embargo, el administrador de la red detuvo esta acción a tiempo.

Ese mismo año inicio el escándalo que lo lanzo a la fama. De 1987 a 1988 Kevin y su gran amigo, Lenny DiCicco, se enzarzaron en una lucha electrónica continua contra los científicos del laboratorio de investigación digital de Palo Alto. Mitnick estaba obcecado en obtener una copia del prototipo del nuevo sistema operativo de seguridad llamado VMS y estuvo intentando conseguirlo obteniendo la entrada a la red corporativa de la empresa, conocida coo Easynet. Los ordenadores del laboratorio digital de Palo Alto parecían simples, por lo que cada noche y con inestimable persistencia, Mitnick y DiCicco lanzaban sus ataques desde una pequeña compañía californiana (Calabasas), donde DiCicco trabajaba de técnico de soporte. Aunque la empresa descubrió los ataques casi inmediatamente, no sabían de dónde venían. De hecho ni el propio FBI podía fiarse de los datos obtenidos de las compañías telefónicas ya que Mitnick se ocupaba de no dejar rastro alterando el programa encargado de rastrear la procedencia de las llamadas y desviando el rastro de su llamada a otros lugares. En una ocasión, el FBI, creyendo que había encontrado a Mitnick, irrumpió en la casa de unos inmigrantes que estaban viendo la televisión, para asombro de estos y aquellos.

Sin embargo, ya se encontraban sobre la pista de Mitnick, y este, atemorizado por la posibilidad de que le cogieran, traicionó a su compañero y trató de poner a los federales bajo la pista de DiCicco, haciendo llamadas anónimas al jefe de este que trabajaba en una compañía de software como técnico de soporte. Viendo la traición de Mitnick, DiCicco finalmente se lo confesó todo a su jefe que lo notificó al DEC (Digital Equiment Corporation ) y al FBI. Al poco, un equipo de agentes del departamento de seguridad telefónica logró apresarle. Era 1988.

Aunque el DEC reclamaba que Mitnick había robado sofware por valor de varios millones de dólares, Kevin fue acusado de fraude informático y por posesión ilegal de códigos de acceso de larga distancia. Se trataba de la quinta ocasión en que Mitnick había sido arrestado por un caso de crimen informático y el caso atrajo la atención de la toda la nación, gracias a una inusual táctica de la defensa. La defensa solicitaba un año de prisión y seis meses en un programa de rehabilitación para tratar su adicción a los ordenadores. Fue una extraña táctica de defensa, pero un juzgado federal, después de dudar, pensó que había algún tipo de relación psicológica entre la obsesión de Mitnick por entrar en los sistemas informáticos y la adicción a las drogas o a las tragaperras y se le dio el visto bueno. Después del periodo carcelario y su temporada con psicólogos, donde le fue prohibido acercarse a un ordenador o un teléfono (llegó a perder 45 kilos de peso), Mitnick se marchó a Las Vegas y consiguió un empleo de programador informático de bajo nivel en una empresa de envío de listas de correo.

En 1992 Mitnick se mudó al área del Valle de San Fernando después de que su medio hermano muriera de una aparente sobredosis de heroina. Allí tuvo un breve trabajo en la construcción, que dejó al obtener un empleo a través de un amigo de su padre, en la Agencia de Detectives Tel Tec. Tan pronto como comenzó a trabajar, alguien fue descubierto ilegalmente usando el sistema de la base de datos comercial de la agencia y por ello Kevin fue objeto de una investigación bajo la batuta del FBI.

En septiembre registraron su apartamento al igual que la casa y el lugar de trabajo de otro miembro de su grupo de phreakers. Dos meses después un juzgado federal pidió el arresto de Mitnick por haber violado los términos de su libertad en 1989. Cuando fueron a detenerle, Mitnick había desaparecido sin dejar rastro alguno convirtiéndose ya en un hacker prófugo.

Una de las tesis que se barajan reflexionando sobre el eco que tuvo Mitnick en la sociedad y entre los propios hackers fue que la seguridad informática de aquella época era tierra de nadie; la informática apenas había despertado y los conocimientos informáticos de usuarios y técnicos no representan el abismo actual.

En 1991 se produce el famoso enfrentamiento con el periodista del New York Times, John Markoff quien llevaba desde el 88 escribiendo sobre tecnología y negocios. De hecho, ese mismo año recibió el premio de la Software Publishers Association al mejor reportaje. Kevin ha insistido siempre que Markoff le llamó para que colaborara en un libro que estaba escribiendo sobre él; Mitnick se negó y Markoff publicó su ejemplar exponiendo a Mitnick como un auténtico delincuente informático. Según Mitnick, “todo comenzó con una serie de artículos firmados por John Markoff en la portada de The New York Times, llenos de acusaciones falsas y difamatorias, que más tarde fueron desmentidas por las propias autoridades. Markoff me la tenía jurada porque me negué a colaborar en su libro y creó el mito de Kevin Mitnick, para transformar Takedown [su libro] en un bestseller”. Después de esto la cacería por parte de las autoridades había comenzado. Mitnick se ha defendido de esta cacería afirmando que “Las autoridades aprovecharon la ocasión para transformarme en el chivo expiatorio de todos los hackers de la tierra. Y para autojustificarse, exageraron hasta lo inverosímil el daño que pude causar”.

En 1994 con el auge de la telefonía móvil, Mitnick encontró esta plataforma ideal para no ser localizado y poder deambular de un sitio a otro. Pero para ello necesitaba utilizar una serie de programas que le permitieran moverse con la misma facilidad con que lo había hecho antes (a través de la red telefónica). Así, a través de sus refinadas y exitosas técnicas de ingeniería social, logra hacerse con la clave del ordenador personal de Tsutomu Shimomura gracias a la técnica del IP Spoofing (falseamiento de ip), que para estrepitosa suerte de Mitnick, era un especialista japonés en seguridad informática, perteneciente a la Netcom On-Line Communications. Su encontronazo con Shimomura le llevaría al declive.

Shimomura era considerado un hacker de sombrero blanco (Whitehats), un hacker de los buenos, que cuando descubría alguna vulnerabilidad lo ponía en conocimiento de la policía o la entidad competente en vez de difundirlo a otros hackers por la Red. Cuando se dio cuenta de que habían vulnerado la seguridad de su propio ordenador, comenzó a investigar sobre él, y dado el carácter poco modesto de Mitnick, Shimomura se lanzó en cruzada personal contra el que ya llamaban “superhacker”, y dijo que “atraparía a ese americano estúpido”, que no pararía hasta cogerle. Y así fue.

En 1995 , después de haber descubierto el software de Shimomura en una cuenta de The Well (que utilizó para lanzar ataques a empresas tan conocidas como Apple, Motorola o Qualcomm), un isp de California, tardaron alrededor de dos semanas en determinar que las llamadas provenían de Raleigh (California). Después de pasar también por el isp Internex, Shimomura se puso en contacto con el FBI y estos enviaron un grupo de rastreo equipado con un simulador de celda (un equipo utilizado habitualmente para testear móviles) que se ocupaba de registrar el teléfono de Mitnick tanto si estaba encendido como si no. Un buen radar para localizar al hacker. Al filo de la medianoche comenzó la búsqueda de procedencia de la señal. Unas horas más tarde localizaron la señal en un grupo de apartamentos, pero aún desconocían en cuál de ellos podría encontrarse Mitnick.

Por su parte, Shimomura y el FBI planeaban la captura del hacker para el día siguiente (16 de febrero), pero un error en el mensaje codificado que Shimomura remitió al encargado de Netcom precipitó su captura, ya que este tenía orden de hacer backup de todo el material que tuviera Mitnick y posteriormente proceder a su borrado una vez fuera capturado. Y eso interpretó. El FBI se vio abocado a realizar una actuación rápida si no querían volver a perderle, así que como no sospechaban que Mitnick pudiera ir armado, anunciaron su presencia ante la puerta del apartamento en que se encontraba Mitnick. Este abrió tranquilamente la puerta, y fue arrestado de inmediato. El hacker había sido capturado. Era el 15 de febrero de 1995.

Pero a Shimomura todavía le esperaba una sorpresa más ese día. Al volver a casa y repasar los mensajes que había recibido en su contestador automático, boquiabierto escuchó varios mensajes dejados por Mitnick; mensajes que había recibido varias horas después de la captura de Mitnick. La realización de estas llamadas aún sigue siendo un misterio que forma parte de la interesante historia de este hacker.

Kevin Mitnick fue acusado de robo de software, fraude electrónico, daño a los ordenadores de la Universidad del Sur de California, robo de archivos e intercepción de mensajes de correo electrónico. Entre las compañías afectadas figuraban Nokia, Fujitsu, Nec, Novell, Sun Microsystems, Motorola, Apple… Se declaró no culpable y la sentencia le condenó a 5 años de cárcel sin posibilidad de fianza, lo cual enervó a los miles de hackers que seguían apasionados la historia del Cóndor y que comenzaron la conocida campaña “Free Kevin!” (liberad a Kevin) alterando páginas web muy conocidas: Unicef, New York times, Fox TV y un largo etcétera.

Mitnick, quien fue liberado en enero del 2000 tras permanecer casi cinco años en una prisión federal, estuvo bajo libertad condicional hasta enero de 2003, donde la jueza instructora del caso, Mariana Pfaelzer, prohibió a Mitnick accerder a cualquier tipo de ordenador, teléfono móvil, televisión, o cualquier aparato electrónico que pudiera conectarse a internet, con lo cual su abstinencia informática le acompañó también durante estos tres años posteriores a su salida de la cárcel.

Pese a esto, Mitnick no perdió el tiempo. Lanzó su propia empresa, Defensive Thinking, una consultoría sobre seguridad, y comenzó a escribir un libro sobre su historia. A pesar de que según sentencia judicial tiene prohibido obtener beneficio económico de ello hasta el 2010, el 4 de octubre de 2002 salió a la luz “The art of deception” (El arte del engaño), donde describe técnicas de manipulación y persuasión gracias a las cuales se pueden obtener los códigos necesarios para entrar en la red de una empresa y hacerse pasar por otra persona, por ejemplo. Su lanzamiento se explicó aduciendo que el libro tenía finalidad educativa. “Ciertas técnicas y artimañas les he utilizado contra algunas empresas, pero todas las historias del libro son ficticias”, afirmó.

A finales de 2003, Kevin anunciaba su segundo libro: “The art of intrusion”. El anuncio se realizaba de una forma muy peculiar, ya que Kevin afirmaba estar buscando historias que puedan ser contrastadas y que narren el como lo hicieron, preservando la identidad de los asaltantes. Los “hackers” seleccionados recibirían como pago una copia del primer libro de Mitnick, “The Art of Deception”, un ejemplar del segundo, en ambos casos firmado por el autor, y la opción de conseguir el premio al mejor asalto, dotado con 500.000 dólares.

Como datos curiosos, Mitnick participó en algunas series de televisión; entre ellas, apareció en “Alias” de la ABC interpretando a un informático de la CIA; produjo un show radiofónico y vendió algunas de sus posesiones (un Toshiba Satellite 4400SX y un Toshiba 1960CS ).

Se han hecho películas sobre su vida como Takedown (Asalto Final) en el 2000, también conocida como Hackers 2 y algunos libros como “Cyber Alert: Portrait of an ex hacker”, The Fugitive Game : Online with Kevin Mitnick, The Cyberthief and the samurai, o “Takedown”.

En la actualidad, Mitnick es consultor de seguridad, se dedica a dar conferencias sobre protección de redes informáticas, ingeniería social, etc, a lo largo y ancho del mundo, a seguir escribiendo libros, y… recaudando bastantes millones de dólares con ello.

Grandes leyendas que cambiaron al Mundo II

http://artenimasnimenosminisp.files.wordpress.com/2008/12/chris_gardner_2008_01_512x640.jpg

Cuando quieras algo…no te detengas

Christopher Gardner nació el 9 de febrero de 1954, en Wisconsin. En su infancia casi no tuvo modelos masculinos positivos. Desde la ausencia de su padre Thomas Turner quien vivía en Louisiana, hasta su violento padrastro Freddie Triplett. A pesar de ser un matrimonio infeliz; la madre de Gardner, Betty Jean, fue fuente de inspiración y fortaleza para él. Ella animó a Gardner a creer y tener confianza en sí mismo. El propio Christopher la cita: “Sólo puedes depender de ti mismo, la caballería no va a venir a rescatarte”.

Fue el segundo de una familia de cuatro, su hermana Ophelia (la mayor e hija de un matrimonio previo), Sharon y Kim (hijas del tercer matrimonio con Freddie Tripplett). Su padrastro golpeaba a su madre constantemente dejándola casi noqueada y sus hijos tenían miedo de intervenir. Incluso en una ocasión la acusó de trabajar al mismo tiempo que recibía dinero de Servicios Sociales, lo que provocó que la metieran a la cárcel y sus hijos tuvieran que ir a un centro de menores temporal hasta su salida. Para colmo, tiempo después, fue encarcelada de nuevo al tratar de quemar la casa con Tripplett adentro. De esta experiencia, Gardner determinó que el alcoholismo, la violencia doméstica, el abuso a menores y el analfabetismo eran contra lo que lucharía el resto de su vida.

Cuando Gardner entró de nuevo al centro de menores, tenía apenas ocho años. En este período conoció a sus tres tíos maternos: Archie, Willie y Henry. Siendo éste último la más importante influencia de Gardner justo cuando más necesitaba la figura de un padre. Lamentablemente, su tío Henry murió ahogado en el Río Mississippi mientras su madre seguía en prisión.

Entre los años 60s y 70s, Chris sintió un profundo orgullo hacia la cultura afroamericana influenciado por Martin Luther King Jr., Malcolm X y Eldridge Cleaver, así como un profundo interés en temas de racismo y discriminación en África y EEUU. También desarrolló un gusto por la música oyendo a James Brown y Miles Davis, lo que le llevó a aprender a tocar la trompeta.

Después de acabar el instituto e inspirado en su tío Henry, se enlistó como miembro del cuerpo médico en la Marina Estadounidense. Ahí conoció al Dr. Robert Ellis, quién le ofreció trabajo como asistente en la clínica de investigación en el Centro Médico de la Universidad de California y el Hospital de veteranos en San Francisco. Gardner aceptó el trabajo y se mudó a San Francisco en 1974. Durante dos años, aprendió como manejar el laboratorio e incluso colaboró en artículos de investigación con el Dr. Ellis.

El 18 de junio de 1977, Chris Gardner se casó con Sherry Dyson, experta educativa en matemáticas. Con 10 años de entrenamiento médico, lo más seguro era que Chris eligiera en el futuro una carrera médica. Sin embargo, debido a la larga duración de los estudios y los notables cambios tecnológicos que se producirían para cuando acabara, ya no podría servirle todo lo aprendido. De esta manera, le aconsejaron buscar otra carrera, por lo que al cumplir 26 años anunció a su esposa que ya no quería ser doctor. Esto provoco un enfriamiento en la relación con Sherry, agravado por otras diferencias ideológicas.

Tres años después Jackie Medina, una estudiante de odontología, quedaría embarazada por él. Gardner dejó a su esposa para cuidar de Jackie y su hijo. No sería hasta 9 años después que se consumaría el divorcio con Sherry.

Christopher Jarrett Medina Gardner, hijo de Chris, nació el 28 de enero de 1981. Cuando apenas cumplió un año, Gardner para poder mantenerse económicamente tuvo que tomar otros trabajos. Entre ellos como representante de ventas de CMS, compañía de equipo médico con un sueldo menor de $30,000 dólares al año. Después se cambiaría para Van Waters & Rogers, compañía más estable.

Motivado por las preguntas de su hijo, Gardner decidió localizar a su padre biológico, a quién conocía sólo por teléfono. Gracias a su nuevo trabajo en el que ganaba más dinero, pudo viajar a Louisiana para conocerlo por primera vez. Al final de ese viaje decidió que él sí lograría ser un hombre de éxito.

Después de ir a una de sus ventas, la vida de Gardner cambió. Conoció a un hombre impecablemente vestido con un Ferrari rojo. Curioso, Gardner le preguntó que hacía para vivir, a lo que respondió que era corredor de bolsa. A partir de ahí Gardner decidió a lo que quería dedicarse en el futuro. Este hombre de traje era Bob Bridges, quién lo introdujo en el mundo de las finanzas. Inmediatamente le presentó al director de la firma para hablarle de programas de capacitación. Durante los siguientes dos meses, Gardner canceló todas sus citas de ventas y pospuso sus multas de estacionamiento acumuladas, incluida la que le pusieron cuando estaba hablando con ellos.

Gardner consiguió una oportunidad al ser aceptado en un programa de capacitación en E. F. Hutton. De golpe renunció a su trabajo para dedicarse a tiempo completo a la preparación para ser corredor de bolsa. Cuando por fin se presentó en la oficina el primer día, se encontró con la sorpresa de que habían despedido una semana antes al director que lo contrató.

Sin experiencia ni licenciatura ni conexiones, consiguió que le hicieran una entrevista en la bolsa de valores Dean Witter Reynolds, pero una semana antes fue detenido por no pagar 1.200 dólares en multas de coche y pasó 10 días en la cárcel. Cuando salió, descubrió que su novia se había ido con su hijo y todas sus pertenencias, incluida su ropa. Al día siguiente, con la misma ropa con que entró a la cárcel se decidió a presentarse. La táctica surtió efecto y consiguió un empleo como aprendiz por 1.000 dólares al mes, que apenas le alcanzarían para vivir. Cuatro meses después de que Jackie desapareciera, regresó para dejarle de nuevo a su hijo para que él se hiciera cargo del niño. En las pensiones no se aceptaban niños, pero aun así aceptó su custodia. A pesar de tener trabajo, su hijo y él vivían desamparados sin hogar mientras ahorraban para alquilar una casa en Berkeley, California. Ninguno de sus compañeros de trabajo sabía que él y su hijo estuvieron un año viviendo sin casa.

Todo su sueldo se iba en los pañales, el jardín infantil y la comida. Usaba dos trajes, uno gris y uno azul, que cargaba en su bolsa. Al principio dormían en moteles baratos, pero no se podían dar ese lujo durante todo el mes. Más adelante dormían en donde pudieran, como en su oficina, albergues, parques y hasta baños públicos. Chris recibió ayuda de las personas que menos esperaba, las prostitutas al verlo empujando el destartalado caminador de su hijo, le regalaban al pequeño billetes de cinco dólares. Pero fue el reverendo Cecil Williams quien al ver la dedicación de Gardner a su hijo, les permitió quedarse por unos cuantos meses en el refugio de madres indigentes. Hoy en día cuando se le pregunta a Christopher Gardner, Jr. como fue vivir sin techo, él responde: “No podría decirte que fueramos sin-techo, yo sólo sabía que siempre teníamos que irnos. Así que, si me acuerdo de algo, es nosotros moviéndonos, siempre moviéndonos”.

Gardner siempre fue el primero en llegar a la oficina y el último en irse, haciendo persistentes llamadas a los clientes prospecto. En 1982, por fin pasó su examen para obtener la licencia y obtuvo empleo en Dean Witter Reynolds.

Cinco años después, Chris Gardner estableció su propia firma de bolsa de valores Gardner Rich & Co, en Chicago, Illinois. Escogió este nombre debido a que consideraba a Marc Rich, como uno de los hombres y empresarios más exitosos del mundo. Consistía en una bolsa de valores institucional especializada en deudas, las transacciones de algunas de las instituciones más grandes del país y planes para pensiones públicas. Su nueva compañía empezó en su pequeño piso con una inversión inicial de $10,000 dólares y una mesa de madera que servía para la hora de la comida en familia.

En el 2006 vendió Gardner Rich & Co. en un trato multimillonario, y se convirtió en fundador de Christopher Gardner International Holdings, con oficinas en Nueva York, Chicago, y San Francisco. Ahora está haciendo inversiones en Sudáfrica que crearán cientos de trabajos e introducirán millones en inversiones extranjeras para la nación.

En la actualidad también coopera en varias organizaciones filantrópicas como Cara Program y la Iglesia Metodista de San Francisco quiénes más le ayudaron cuando lo necesitaron él y su hijo. También fundó un proyecto millonario en San Francisco que crea casas de renta baja y oportunidades de empleo. En Chicago da asistencias para vacantes de empleo, orientación laboral y capacitación a gente sin hogar ni recursos. También coopera con el National Fatherhood Initiative para enseñanza de los niños.

Ha recibido el premio al Padre del Año en 2002, el 25 Premio Anual Humanitario y en 2006 el Premio a Amigos de África. Su historia pasó inadvertida hasta aparecer en una parte del programa 20/20, en 2003. Una editorial se interesó e hizo un libro basado en su vida, que fue adaptado para la pantalla grande en la película “The Pursuit of Happyness” producida por Columbia Pictures y protagonizada por Will Smith, quien fue nominado al Oscar por la misma película. Gardner faltó al estreno para asistir a un evento de caridad el día de Navidad.

Grandes Leyendas que cambiaron al Mundo.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/26/Burma_3_150.jpg

Vamos hablar de estas grandes leyendas que cambiaron al mundo y dejan oh dejaron un gran legado a toda la humanidad y con esta frase celebre quiero iniciar:

“PARA SER UNA LEYENDA NO SE NECESTIA PODER Y MENOS DINERO, SOLO SE NECESITA HUMILDAD”

Quien es Aung San Suu Kyi?

Nacida en Rangún, el 19 de junio de 1945, es hija de Aung San, héroe nacional que firmó en 1947 el tratado de independencia con el Gobierno británico antes de ser asesinado. Tras diplomarse en Oxford, trabajar en la Secretaría de las Naciones Unidas y ser profesora en la India, Aung San Suu Kyi regresó a Birmania en 1988 y participó en el “segundo combate en pro de la independencia nacional”. Este combate se inspiró en el ejemplo pacífico de Gandhi y en su fe budista, que le llevó a propugnar una “revolución del espíritu que se manifiesta mediante el reconocimiento de la necesidad del diálogo y la compasión por los más humildes”. A pesar de estar arraigada en la tradición birmana, supo evitar las manipulaciones nacionalistas basando su lucha en “los principios sagrados de la moral”, insistiendo en la necesidad de reconciliar a las etnias de su país, profundamente divididas.

En 1989 fue sometida a arresto domiciliario en Rangún. Asumió la dirección de la Liga Nacional para la Democracia, que ganó las elecciones en 1990 por mayoría aplastante. Como las autoridades militares se negaron a tener en cuenta este resultado, su partido no pudo formar un gobierno civil. Aung San Suu Kyi, sujeta a estrecha vigilancia, prefirió permanecer al lado de su pueblo dando testimonio de su fe en “la idea del bien y de lo justo”.

Recibió sucesivamente el Premio Thorolf Rafto de defensa de los derechos humanos y el Premio Sájarov de libertad de pensamiento.

Reconocida como prisionera de conciencia por Amnistía Internacional, su propósito de que el drama birmano no cayera en el olvido fue recompensado el 14 de octubre de 1991 con el Premio Nobel de la Paz gracias al cual dio a conocer su combate al mundo entero rechazando el exilio que se le proponía a cambio de su silencio.

En 1992 el Premio Simón Bolívar recompensó el combate de una mujer visionaria que combina el idealismo y el pragmatismo ilustrado siendo consciente al mismo tiempo de que otros movimientos similares en Asia se han inspirado, en la lucha pacífica de la Liga.

En 1995, las presiones ejercidas por los Estados Unidos condujeron a su “liberación” (por poco tiempo) de su residencia y ella se dirigía cada fin de semana a una muchedumbre atenta a su mensaje de aliento antes de que las manifestaciones estudiantiles provocaran la represión, la detención de dirigentes de la oposición y el establecimiento de un bloqueo en torno a su domicilio.

Sometida de nuevo a arresto domiciliario en 1996, rara vez ha podido recibir visitas, aunque consiguió enviar a las Naciones Unidas algunos mensajes grabados que denuncian el empeoramiento de la situación de los derechos humanos en su país, pidiendo a la comunidad internacional que conceda la prioridad a los derechos políticos de la Liga Nacional cuya dirección sigue asumiendo.

La Junta de gobierno que mantiene el poder en su país, no ha ahorrado las invitaciones de exilio a la reclusa, jugando con el elemento de la separación familiar, como una manera rápida de deshacerse de ella. Un capítulo de esta táctica de acoso psicológico sucedió cuando su esposo, Michael Aris, murió de cáncer de próstata en marzo de 1999, sin volver a ver a su mujer, esperando la visa que el gobierno birmano nunca le concedió. Otro capítulo sucedió en abril de 1999 cuando al hijo menor, Kim Htein Lin, se le permitió reunirse con su madre por unas horas en el aeropuerto de Rangún.

Se encuentra en arresto domiciliario desde 2003. En septiembre de 2007 fue trasladada a un nuevo recinto penal debido a las manifestaciones que se realizan en todo el país exigiendo democracia.

El 3 de octubre de 2009 se reunió con la junta militar para dialogar por primera vez en la Casa de Huéspedes del Estado en Rangón, un dia después de que una corte rechazara la apelación que la activista había hecho contra su sentencia de 18 meses de prisión por violar los términos de su arresto domiciliario.

Fuente: Click Aqui